Es la responsabilidad del departamento servir a todos los niños de la iglesia de 0-14 años, comprometidos para que toda programación de la iglesia incluya el crecimiento espiritual, social y mental de esta gran parte de la feligresía de la iglesia, incluyendo procurar la educación de los padres de los mismos, tratando a su vez de impactar a ese mismo grupo dentro de la comunidad.