La Iglesia Adventista del Séptimo Día cree en la diversidad de dones y ministerios utilizados para cumplir con su misión. Por esta razón, actúa en diferentes áreas realizando proyectos, programas y acciones estratégicas. A partir de la sede en América del Sur, llamada División Sudamericana, los ministerios son responsables de la producción de materiales, documentos oficiales, y planificaciones generales que benefician a ocho países.

Los adventistas ven a la familia como un agente de transformación espiritual en la sociedad. Es por eso que mantienen proyectos y programas que valoran la educación y la convivencia entre padres e hijos.

La Iglesia Adventista del Séptimo Día opera a través de redes de hospitales, clínicas y centros de vida sana. También desarrolla actividades como cursos de cocina vegetariana, ferias de salud, y otras acciones de salud preventiva.

El objetivo de la Red de Educación Adventista es promover los valores que ayudan al crecimiento equilibrado de los aspectos humanos, espirituales, intelectuales, físicos y sociales.

La comunicación es vista por los adventistas como una herramienta estratégica para la difusión del mensaje bíblico. Por lo tanto, la Iglesia trabaja a través de radio, canales de televisión, revistas e Internet.

Los adventistas creen en la libertad religiosa inclusive como un derecho fundamental para todas las personas. Significa libertad de creer o no creer.

La Iglesia Adventista del Séptimo Día enfatiza el estudio sistemático y profundo de la Biblia y promueve las clases de Biblia y grupos de estudio en los hogares.

Para los adventistas, el cumplimiento de la misión es la de predicar el evangelio a todas las personas consolidando así el proceso del discipulado. En este caso, las personas no son sólo miembros, sino también discípulos con un fuerte compromiso con esta misión.

Los Adventistas del Séptimo Día creen en el área social como una manera de demostrar una religión práctica en la comunidad. Entender que la solidaridad está presente en la Santa Biblia.

Los libros y revistas son considerados un medio estratégico por los adventistas para el cumplimiento de la misión. Este trabajo se lleva a cabo en gran medida por los colportores que laboran en la comunidad con la venta de este material impreso.

La música es considerada por los adventistas como una de las expresiones de alabanza a Dios. Por lo tanto, la Iglesia mantiene y desarrolla en sus instituciones un especial trabajo para la enseñanza de la buena música cristiana.

Los adventistas son creacionistas, es decir, tienen una cosmovisión que integra el conocimiento bíblico-histórico y científico.